fbpx
  • Tips teletrabajo

    Tips teletrabajo

    Debido a la crisis provocada por el Covid-19, son muchas las empresas que han tenido que implantar el teletrabajo para poder seguir desarrollando su actividad. Esta situación, se ha alargado más de lo que esperado en un primer momento, por eso, es muy importante mantener unos hábitos y horarios en cuanto al trabajo desde casa. Nuestra compañera, Arantxa Abad, responsable de RRHH de NETCheck, comparte con nosotros algunas recomendaciones:

    Marcarse unos horarios y hábitos estrictos:

    Una cuestión básica es establecer una rutina diaria. En este sentido, es recomendable poner el despertador con tiempo, ducharse y desayunar antes de empezar. Igual que si tuviéramos que salir de casa.

    Tu lugar de trabajo:

    Es fundamental crear un espacio de trabajo cómodo que se adapte a tus necesidades:

    Busca un lugar cómodo para trabajar, que disponga preferiblemente de luz natural, y si no es posible, con luz artificial suficiente. Recuerda que en caso de que la mesa esté cerca de la ventana, es aconsejable colocarla de forma perpendicular a la misma y no de frente o espaldas a ella, con el fin de evitar reflejos y lograr una mejor visión.
    Organiza tu mesa para tener un espacio adecuado en el que colocar aquellos equipos que necesitas realmente para realizar tu trabajo, teniendo a mano solo lo que vayas a utilizar. Es importante que en nuestro lugar de trabajo dispongamos de una buena conexión a internet.

    Herramientas de trabajo:

    Debemos tener, en la medida de lo posible, las mismas comodidades y prestaciones que en la oficina. Pantallas pequeñas, no utilizar ratón o no adoptar una posición ergonómica supondrán un esfuerzo adicional y aumentarán el cansancio

    Con el ordenador

    Si trabajas con un ordenador portátil, procura si es posible contar con un teclado independiente y colócalo sobre alguna plataforma o libros de forma que la pantalla quede a la altura aproximada de los ojos. Evita trabajar con el portátil sobre las piernas y garantiza siempre que tenga una superficie de apoyo.
    Mantén una distancia mínima (más de 10 cm) desde el teclado al borde de la mesa para poder apoyar los antebrazos y procura que el brazo y la muñeca estén alineados para disminuir la tensión muscular.
    En caso de disponer de pantalla, conéctala siempre para lograr una mejor visualización y colócala a una distancia aproximada de 40-50 cm de tus ojos.
    Apoya la espalda en el respaldo del asiento. Si dispones de silla regulable en altura, ajústala hasta apoyar los pies firmemente en el suelo, formando un ángulo de unos 90º. En caso de no tener regulación de altura, puedes ayudarte de un reposapiés o apoyo externo.
    Es importante mantener la espalda erguida, una adecuada sujeción lumbar y un apoyo firme de los pies. Evita cruzar las piernas y recuerda que las posturas desgarbadas se traducirán en fatiga, dolores y posibles lesiones.
    Colócate frente a la pantalla, de forma que no tengas que realizar giros de columna.

    Recuerda que utilizar la pantalla en sillones, la cama o el sofá, conlleva adoptar posturas inadecuadas, que si se mantienen en el tiempo ocasionan fatiga y dañan tu columna vertebral.

    Al usar el móvil

    Cuando tengas que hacer un uso continuado de la pantalla de móviles, intenta mantener la espalda erguida y apoyada. Evita sujetarlos entre la cara y el hombro; utiliza para ello, el micrófono o el auricular auxiliar.

    Hacer pequeñas pausas para estirar los músculos y descansar la vista.

    Cuando la tarea requiera visualizar de forma permanente la pantalla, realiza periódicamente pequeñas pausas con la vista. Puedes también recurrir al bostezo y al parpadeo para ayudar a evitar la sequedad de los ojos.
    Relaja la vista mirando hacia lugares alejados: el cambio de enfoque ayuda a relajar los músculos oculares.
    La musculatura de la mandíbula, la que rodea a los ojos y la del cuello están interrelacionadas. Por ello, si alternas los periodos de lectura mantenida (distancia corta a la pantalla) con periodos de mirada a objetos lejanos, al horizonte… (larga distancia) ayudarás a relajar esta musculatura.
    Para facilitar la relajación de los ojos, puedes realizar el siguiente ejercicio:
    – Cierra los ojos durante unos segundos.
    – Mueve los ojos en todas las direcciones alzando las cejas.

    Comunicación con los compañeros

    Utiliza la tecnología para mantenerte conectado con tus compañeros. Aunque no los veamos a diario, hay muchas maneras de tener una relación fluida con los compañeros: quedar para comer, hablar por las redes sociales, etc.

    Hacer ejercicio

    No llevar una vida sedentaria. Si trabajamos desde casa y además salimos poco a la calle, estamos expuestos a problemas de salud. Así pues, antes o después de trabajar, márcate como objetivo hacer algo de ejercicio.

    La práctica de ejercicio físico adecuado de carácter moderado, ayuda a reforzar el sistema inmunitario, nos ayuda a sentirnos mejor y aliviar el estrés.

     

    Deja tu comentario

    Información requerida *

Contacto
×